miércoles, 11 de febrero de 2015

Después de esta manera pues, que vosotros orar: Padre nuestro que estás en los cielos, etc"


"Después de esta manera pues, que vosotros orar: Padre nuestro que estás en los cielos, etc"
Mateo 6:9

Esta oración comienza en toda oración verdadera debe comenzar con el espíritu de adopción, "Padre Nuestro". No hay oración aceptable hasta que podamos decir, "Me levantaré, e iré a mi Padre." Este niño, como el espíritu pronto percibe la grandeza del Padre "en el cielo", y asciende a la devota adoración "Santificado sea tu nombre." El niño balbuceando: "¡Abba, Padre", se convierte en el llanto querubín, "Santo, Santo, Santo". No hay sino un paso de la adoración entusiasta con el espíritu que brilla intensamente misionera, que es un fruto seguro del amor filial y reverente adoración - "Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo." Luego sigue la expresión sincera de la dependencia de YHWH - "Danos hoy nuestro pan de cada día." Ser más iluminada por el Espíritu, descubre que no sólo es dependiente, pero pecador, por lo tanto, se ruega a la misericordia, "Perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores" y perdonó a ser, tener la justicia de YAHSHUA imputada, y saber su aceptación con Dios, humildemente suplica por la perseverancia santo, "No nos dejes caer en tentación." El hombre que es realmente perdonado, está ansioso de no ofender de nuevo, la posesión de la justificación conduce a un ansioso deseo de santificación. "Perdónanos nuestras deudas", que es la justificación: "No nos metas en tentación, mas líbranos del mal", que es la santificación de sus formas negativas y positivas. Como resultado de todo esto, se sigue una indicación triunfal de alabanza, "Tuyo es el reino, el poder y la gloria por los siglos de los siglos, amén." Nos alegramos de que nuestro Rey reina en la providencia y reinará en la gracia, desde el río hasta los confines de la tierra, y de su dominio no tendrá fin. Así, desde un sentido de la adopción, hasta la comunión con nuestro Señor reina, este modelo corto de la oración realiza el alma. Señor, enséñanos a orar así.

martes, 10 de febrero de 2015

“¿Has visto los tesoros del granizo, lo cual tengo yo reservado para el tiempo de angustia?” Job 38:22-23


“¿Has visto los tesoros del granizo, lo cual tengo yo reservado para el tiempo de angustia?” Job 38:22-23

Nuestras pruebas son grandes oportunidades. Sería un verdadero asilo de reposo y una inspiración de un poder indecible, si cada uno de nosotros reconociese de aquí en adelante, cada situación difícil como uno de los medios escogidos por Dios, para probarnos a Su amo, y buscásemos a nuestro alrededor las señales de Sus gloriosas manifestaciones. Entonces, sin duda alguna, cada nube se convertirá en un arco iris y cada montaña en una senda de ascensión y en una escena de transfiguración.
Si miramos al pasado, muchos de nosotros hallaremos, que las ocasiones que nuestro Padre Celestial escogió para mostrarnos Sus acciones mas cariñosas y concedernos Sus mejores bendiciones, fueron aquellas en que estábamos oprimidos y acorralados de dificultades por todas partes.
Las joyas de Dios a veces se nos envían envueltas en paquetes toscos y por medio de criados con librea oscura, pero dentro encontramos los verdaderos tesoros del palacio del Rey y el amor del Esposo.
A. B. Simpson

Confía en Él en la oscuridad, hónrale con confianza inquebrantable aún en medio de tus mayores dificultades, y la recompensa de tal fe, será semejante a la muda del plumaje del águila, la cual se dice que la rejuvenece y fortalece.
J. R. Macduff

domingo, 8 de febrero de 2015

Perfecto por medio de los padecimientos.” Hebreos 2:10


“Perfecto por medio de los padecimientos.” Hebreos 2:10

El acero se hace con hierro y fuego. El suelo se forma con rocas y calor, y con la apisonadora aplastante. Para obtener el lienzo, es necesario el lino, mas el baño que lo limpia, el peine que lo separa, el mayal que lo machaca y la lanzadera que lo teje. El carácter humano no se forma sin dificultades. El mundo no olvida los grandes personajes, pero los grandes personajes no llegan a serlo por medio de la lujuria, sino que se hacen con el sufrimiento.
Oí acerca de una madre que tenía en su casa como compañero de su hijo, a un lisiado que también era jorobado. Advirtió a su niño que tuviese mucho cuidado en la forma de tratar a su compañero y que jugase con él sin herir sus sentimientos. Un día en que los niños jugaban, la señora oyó que su hijo decía al jorobado: “¿Sabes lo que tienes en tus espaldad?” El jorobadito se turbó y dudó por unos momentos. Entonces el muchacho le dijo: “Es una caja donde tienes tus alas, y algún día Dios la abrirá y volarás y serás como un ángel.”
Algún día Dios revelará a cada cristiano el hecho de que las cosas contra las cuales nos rebelamos han sido los instrumentos que El ha utilizado para perfeccionar y moldear nuestros caracteres y pulimentarlos para Su gran edificio allí.
Cortland Myers