viernes, 18 de julio de 2014

¿Por qué los soldados hicieron expiación por su almas con objetos de valor?

Matot 42-5
Tribus
Números 31:42-54
Entonces los oficiales que estaban sobre los miles del ejército, los capitanes de miles y los capitanes de cientos, se acercaron a Moisés; y dijeron a Moisés: Tus siervos han levantado un censo de los hombres de guerra que están a nuestro cargo, y ninguno de nosotros falta. Por tanto, hemos traído al SEÑOR, como ofrenda, lo que cada hombre ha hallado: objetos de oro, pulseras, brazaletes, anillos, pendientes y collares, para hacer expiación por nosotros ante el SEÑOR.
(Núm. 31:48-50 LBLA)
¿Por qué los soldados hicieron expiación por su almas con objetos de valor?
La prohibición de contar al pueblo de Israel está basada en la promesa a nuestro padre Avraham de que sus descendientes no podían ser contados. No obstante, el Eterno enseñó al pueblo un sistema de poder ser contados sin que viniera una plaga sobre ellos, el sistema del medio shekel (Éx. 30:12). Cada uno de los varones daban una moneda con el valor de medio shekel y, en lugar de contar al pueblo se contaban las monedas. Las monedas luego fueron dadas al tabernáculo como un memorial y así el pueblo no sufrió ningún daño por haber sido contado.
En este caso no habían utilizado el método del medio siclo para el censo de los 12 000 y eso trajo una culpa sobre ellos ante el Eterno. La entrega de los objetos de valor sería una recompensa por su error.
La segunda razón por la entrega de las joyas conquistadas en la guerra era que al entrar en las tiendas de las mujeres midianitas y a la hora de despojar sus cuerpos muertos de sus joyas, no habían podido evitar los pensamientos impuros, y por tener malos pensamientos eran culpables ante el Eterno de haber pecado. La entrega de estas joyas serviría como señal de su arrepentimiento.
La tercera razón que podemos deducir de este texto es que tenían un sentimiento de gratitud profundo no solamente por haber sobrevivido todos esta guerra, sino también por haber recibido tantas riquezas en el botín. Querían agradecer al Eterno porque les estaba dando vida y tanta abundancia material. La gratitud de sus corazones tenía que mostrarse de manera práctica y la entrega de objetos de valor es una buena forma de decir gracias.
Amado escogido de entre las naciones, sé agradecido todos los días al Eterno porque te ha salvado de la muerte tantas veces en la vida. ¿Cuántas veces has estado el peligro de muerte? Seguro que muchas veces hemos estado más cerca de la muerte que lo que nos imaginábamos. Gracias a Su protección estamos vivos. Además nos está supliendo con más bienes materiales que los que merezcamos. Démosle gracias por ello de manera práctica. Entreguemos algo de nuestro dinero y objetos de valor para una causa buena que hace avanzar el Reino entre nosotros.
Bendiciones,

Ketriel

jueves, 17 de julio de 2014

¿Puede lo puro ser mezclado con lo impuro?

Números 31:13-24
Moisés y el sacerdote Eleazar, y todos los jefes de la congregación salieron a recibirlos fuera del campamento. 
(Núm. 31:13 LBLA)
¿Puede lo puro ser mezclado con lo impuro?
Los 12 000 soldados habían tocado los muertos durante la guerra. Por eso estaban todos ritualmente impuros y no podían entrar en el campamento de los santos. Por eso Moshé, el sumo sacerdote Elazar y todos los jefes de la congregación salieron a recibirlos fuera del campamento.
Los impuros no podían entrar en el campamento puro, pero los puros podían salir a los impuros sin contaminarse. A pesar de que el sumo sacerdote era el más santo de Israel y no podía estar en contacto con la muerte, podía salir a donde estaban los impuros y dar órdenes acerca de cómo tenían que efectuar la purificación para poder entrar en el área pura.
Esto nos enseña que no se puede introducir lo impuro en lo puro. Pero lo puro puede influir sobre lo impuro para purificarlo.
¡Qué imagen más hermosa! El hombre no puede entrar en la presencia santa del Eterno por su estado de impureza y mortalidad. Pero lo santo sale de la presencia del Eterno para purificarlo y darlo inmortalidad con el fin de que pueda entrar en su santa presencia y permanecer allí para siempre.
¡Bendito sea el Eterno por haber venido a nuestro encuentro para rescatarnos y purificarnos!

Ketriel

miércoles, 16 de julio de 2014

¿Por qué un sacerdote se fue a la guerra?

Números 31:1-12
(Núm. 31:6 LBLA)
¿Por qué un sacerdote se fue a la guerra?
Cuando 12 000 de los hijos de Israel fueron enviados a ejecutar la venganza del Eterno contra Midián también fue enviado Pinjás, el nieto de Aharón, el que había recibido el sacerdocio por mostrar celo por el Eterno cuando parte del pueblo cometió fornicación con las mujeres idólatras. Pinjás tenía el mismo sentimiento del Eterno en cuanto a los midianitas y por eso estaba capacitado para dirigir el pueblo en esta guerra.
Sin embargo, lo más importante en este caso era que Pinjás estaba encargado de llevarse unas herramientas santas del tabernáculo y las trompetas de plata para tocar teruá תרועה  – alarma. Según Rashí, las herramientas santas fueron el arca y la placa frontal de oro del sumo sacerdote. Estos objetos fueron llevados con el fin de hacer frente el espíritu de impureza que estaba detrás de los midianitas. Esta guerra era santa, ordenada por el Eterno con el fin de ejecutar su venganza. Por lo tanto, la presencia divina y los ángeles tenía que acompañarles en la guerra.
El sacerdote Pinjás estaba allí para activar todas esas fuerzas sobrenaturales del Eterno en el momento de la guerra. Al tocar las trompetas de plata, el Eterno envió órdenes a sus ángeles para proteger y fortalecer a los 12 000 soldados que estaban cumpliendo sus órdenes. De esa manera su misión fue muy próspera.


Cuando entres en una batalla, asegúrate de tres cosas, que estés cumpliendo una orden divina, que la presencia del Eterno esté contigo y que camines
Y Moisés los envió a la guerra, mil de cada tribu, y a Finees, hijo del sacerdote Eleazar, a la guerra con ellos, con los vasos sagrados y las trompetas en su mano para la alarma. 
 en santidad. Así prosperarás en la batalla.


Bendiciones,
Ketriel